Tortitas de buttermilk (buttermilk pancakes)

imageNo hay mejor forma de empezar el día que con una buena ración de tortitas, así que este domingo, y aprovechando que tenia buttermilk en el frigo, nos hemos dado un verdadero festín (luego un buen paseo para acallar la conciencia y quemar alguna que otra caloría 😬)

Esta receta con buttermilk me la pasó mi amiga Ana (gracias Ani 😉), fan también de las tortitas 😋. El buttermilk, como ya os conté en el post de la tarta red velvet, es fácilmente sustituible por otros ingredientes (leche+limón/vinagre) pero también os digo que yo últimamente suelo encontrarlo en Lidl sin problema.

Ingredientes

-100 gr de harina

-200 ml de buttermilk

-1 huevo

-2 cucharadas de azúcar

-1/2 sobre de levadura

-1 cucharada de mantequilla derretida

image

Preparación 

Empezamos batiendo el huevo con el azúcar, añadimos la levadura y volvemos a batir, añadimos la mantequilla y batimos de nuevo. Por ultimo añadimos poco a poco y alternativamente, la harina (previamente tamizada) y el buttermilk, batiendo la mezcla hasta que todos los ingredientes queden bien combinados.

Para hacer las tortitas poner al fuego una plancha o sartén anti adherente y untar ligeramente con mantequilla. Cuando esté caliente echamos un cacito de masa y cuando empiecen a salir burbujas en la superficie (aprox 1min), estará lista para darle la vuelta. Cocinar otro minuto aprox por este lado y servir.

image

Nosotros en esta ocasión las comimos con sirope de arce, muy ricas por cierto, pero os confieso que como más me gustan es con leche condensada… Sí, lo sé, es el colmo de la golosinería pero a mí me ecantaaaaa!

image        Buen provecho!

Anuncios

Pan de la abuela de Lidl

No me puedo resistir a compartir este producto. Está muuuy rico y en todas sus versiones además, tostado o sin tostar, solo o acompañado… Eso sí, como todos los panes, y especialmente los que compramos en las grandes superficies, cuanto más recién hecho esté, mucho mejor, más crujiente, y mejor textura y sabor.

Como no vamos a Lidl todas las semanas, lo que hacemos cuando vamos es comprar dos o tres panes y al llegar a casa los hacemos rebanadas y los congelamos (al descongelarlo apenas pierde calidad, sobre todo si se ha congelado cuando lleva poco tiempo hecho). Así siempre disponemos de este rico pan en el congelador y en la cantidad que necesitamos para cada momento ya que sacamos solo las rebanadas que vamos a consumir, para las tostadas del desayuno, para la comida o la cena…

Su precio habitual es de 0,79€ para una barra de 400gr.

20130913-145802.jpg

Tiene buena pinta, verdad? 😉