Pizza casera

image

Hola a tod@s!!  Con la receta que os traemos hoy tenéis el éxito asegurado, porque ¿¿¿a quien no le gusta la pizza??? ¿¿¿conocéis a alguien??? Yo, creo que no….

Hacer masa de pizza en casa es realmente fácil y además muy, muy gratificante porque el resultado es siempre bueno (mucho mejor que el de muchas pizzerías) y porque además seguro que haces feliz a toda la familia, no en vano es uno de los platos preferidos de niños y adultos de todo el mundo.

Os dejamos la receta de la masa que solemos usar nosotros, nos la dio nuestro cuñado Dani (gracias cuñao 😉) y ha resultado ser la mejor de todas las que hemos probado. Lo que pongáis encima de la masa ya es, y esto es otra gran ventaja de hacer tu pizza en casa, a gusto del consumidor. Que no te gusta el queso, pues sin queso. Que no te gusta el tomate, pues sin tomate. Que te gusta todo (como a mí 😁), pues con todo y así hasta el infinito, jeje.

Ingredientes para la masa

-1kg de harina

-30 gr de levadura fresca de panadero

-600 ml de agua

-1 y 1/2 cucharadita de las de café, de sal

Preparación

Diluimos la levadura en una pequeña parte del agua que deberá estar tibia. El resto del agua se usará del tiempo. En el bol de la amasadora ponemos la harina y la sal y a continuacion y comenzando ya el amasado, añadimos la mezcla de la levadura y el resto del agua. No os preocupéis si no tenéis amasadora, se puede hacer perfecta y fácilmente a mano.

La masa estará lista cuando no se pegue en las manos, en ese momento hacemos una bola con ella y la embadurnamos con un poco de aceite de oliva (lo justo para crear una finísima película protectora). La ponemos en el bol de nuevo, cubrimos con un film y dejamos reposar durante una o dos horas o hasta que suba lo suficiente ( más o menos el doblé de su tamaño). Una vez ha subido, sacamos la masa del bol y la aplastamos un poco para que pierda el aire. Sobre una base enharinada, yo lo hago sobre un mantel de silicona, extendemos la masa con el grosor deseado y siempre teniendo en cuenta que en el horno aún puede subir. Una vez extendida la masa, sobre ella disponemos los ingredientes elegidos. El orden se puede variar pero yo tengo la manía de poner primero el tomate, luego el queso y después el resto de ingredientes pero como dije antes, esto ya, a gusto del consumidor.

Con las cantidades que damos en esta receta salen por lo menos dos pizzas tamaño bandeja de horno, es decir, un montón de pizza. Si es mucho para vosotros, simplemente haced la mitad de las cantidades indicadas aunque siempre está la opción de congelar masa (yo siempre lo hago). Envolvéis bien la masa sobrante con film y la congeláis para usarla en otra ocasión. Llegado el momento, la descongeláis dándole el tiempo necesario, y veréis como queda tan buena como recién hecha.

image

Para intentar simular al máximo las condiciones de cocción de un horno de pizza en nuestro horno doméstico, mi truco es precalentar el horno a temperatura máxima, con calor arriba y abajo. En el momento de meter la bandeja en el horno, la pongo en el nivel más bajo posible y cambio a calor solo por abajo durante los cinco primeros minutos (de esta forma consigues que la masa se cocine bien, incluso que quede crujiente por debajo, sin que se quemen los demás ingredientes). Pasado este tiempo, vuelvo a poner el calor por ambos lados y dejo cocer unos 10 min más aproximadamente o hasta que vea que está hecha.

image

La nuestra en esta ocasión era mitad de tomate (con un poco de sal, aceite de oliva y orégano), queso y jamón york (soy muy clásica) y la otra mitad con el mismo tomate, quesos varios (gorgonzola, manchego, emmental) y jamón serrano.  Ricas, ricas…

Buon appetito!

Anuncios

Paleta cocida extra Oldenhäuser, de Lidl

Recuerdo cuánto me gustaba el “jamón York de lata” -como le llamábamos en casa- de Apis y qué decepción cuando después de un tiempo sin comerlo, lo volvimos a comprar y, horror 😱, ¿qué habían hecho? Pero qué manera de cargarse un producto, había pasado a ser un bloque de picadillo de carne con sabor, dejemoslo en diferente, que parecía más bien comida para perros (sin ofender) ….qué rabia!

Hasta que descubrimos la paleta cocida extra Oldenhäuser de Lidl, rica, rica de verdad. Sí os gustaba la de Apis, incluso sí os sigue gustando, probad ésta por favor. Sabor a jamón cocido de verdad, como tiene que ser,  y textura de trozos más bien grandes en los que puedes apreciar perfectamente la carne de la paleta o jamón. Su precio, 2,99€ por 450gr.

image

Consejo: Nosotros solíamos tomarla fría (del frigo quiero decir), con su gelatina en estado sólido pero un día, cosas de la improvisación, la probamos a temperatura ambiente y descubrimos que nos gustaba más así porque la gelatina a temperatura ambiente se licúa e impregna toda la carne, que queda mucho más jugosa e incluso más sabrosa.

imageHasta la próxima! 😘

Cenas rápidas III

Hoy os dejamos una nueva idea para esas noches en las que estás cansado y no tienes muchas ganas de liarte a cocinar. Nosotros solemos recurrir a esta cena rápida sobre todo entre semana que, además de tener poco tiempo después de una larga jornada laboral, intentamos hacer cenas más ligeras.
Nos gusta este lacón, los hay más ricos claro, especialmente el que compramos al peso cortado a cuchillo en ese mismo momento, pero el inconveniente de este ultimo es que para disfrutarlo en condiciones, tienes que consumirlo en el mismo día así que, entre semana, recurrimos al lacón envasado de Noel. Tiene buen corte y muy buen sabor y por supuesto, al estar envasado en atmósfera protegida, puedes comprarlo para consumirlo días mas tarde. Vamos, otro buen recurso para tener en el frigorífico del que echar mano de vez en cuando.
Nosotros lo compramos en Mercadona pero imaginamos que lo venderán en casi todos los grandes supermercados.

Los ingredientes para prepararlo son sólo el lacón, un poco de sal tipo Maldon, un poco de pimentón dulce y aceite de oliva virgen extra:

20130815-101749.jpg

Y aquí tenéis el resultado.

20130815-103017.jpg

Esperamos que os guste.