Donuts

image

Por fin! Llevaba mucho tiempo queriendo hacerlos, especialmente desde que vi los que Rosa, de Pemberley cup&cakes, había subido en su blog…qué pinta, por Dios!

Gracias Rosa por compartir esta maravilla que además es una de esas recetas que te hacen sentir genial porque el resultado es tan bueno que te sorprende, al menos a mí, me ha sorprendido. No voy a decir que estén mejor que los de Panrico 😁, que de los comprados son los que más me gustan, pero puedo decir que no tienen nada que envidiarles sobre todo si tenemos en cuenta que los nuestros son 100% caseros, y eso, es un extra.

La receta, como digo, la he sacado del blog Pemberley Cup & Cakes y aunque os la voy a dar a continuación, os aconsejo que os deis una vuelta por allí. Rosa tiene un blog precioso, buenísimas recetas perfectamente explicadas y fotos tan buenas que hacen que te lo quieras comer todo.

Allá vamos…

Ingredientes para los donuts

150 gr de harina de fuerza

100 gr de harina normal (más extra para amasar)

50gr de azúcar blanca

1 cucharadita de levadura química (tipo Royal)

1/8 de cucharita de las de café, de sal

12 gr de levadura fresca

100 ml de leche entera

1 huevo tamaño M

20 gr de manteca de cerdo

Aceite de girasol para freir los donuts

Ingredientes para la glasa

115 gr de azúcar glass

30 ml de agua

Elaboración

En el bol de la amasadora ponemos todos los ingredientes secos (harinas, azúcar, levadura química y sal) y combinamos bien dando unas vueltas. En un cuenco pequeño batimos ligeramente el huevo y en otro cuenco disolvemos la levadura fresca en la leche tibia y dejamos reposar al menos 1 min. Mientras, incorporamos la manteca a los ingredientes secos y la mezclamos con los dedos hasta que quede todo lo integrada que puede quedar teniendo en cuenta que hay bastante más cantidad de ingredientes secos que de grasa.

En este punto ya podemos empezar a trabajar con la amasadora, la ponemos en marcha e incorporamos el huevo y la mezcla de leche y levadura. Dejamos amasar hasta que veamos que la masa empieza a despegarse de las paredes, cuanto más tiempo de amasado, menos pegajosa se vuelve. Aún así, si crees que tu masa necesita un poco más de harina, puedes añadir 1 o 2 cucharadas como mucho y añadidas poco a poco,  ten en cuenta que cuanta más harina se añada, menos esponjosos quedarán los donuts. Una vez lista la masa, damos forma de bola, ponemos en un bol, cubrimos con film y dejamos subir (en un lugar cálido y sin corrientes)  aprox 2h o hasta que la masa doble su volumen. Como ya hemos comentado en otras recetas, si no tienes amasadora no hay problema, puedes hacer el amasado a mano, es más costoso pero el resultado debe ser el mismo.

Pasado este tiempo sacamos la masa del bol y la ponemos sobre una superficie enharinada, la aplastamos con las manos para quitar el aire y la estiramos con un rodillo hasta dejarla de un grosor aprox. de 1cm. Cortamos los donuts con ayuda de un corta donuts si disponéis de uno y si no, como es mi caso, usad lo que tengáis a mano, yo por ejemplo usé un aro emplatador de unos 8 cm para el donut y un tapón de unos 4 cm para el agujero. Vamos dejando los donuts y los agujeros (no los desechéis por favor!) en una bandeja cubierta con papel de horno, los cubrimos con papel film y dejamos subir de nuevo aprox. 1h.

image

En un cazo o sartén de al menos 6 cm de altura, ponemos aceite de girasol y calentamos hasta 170 o 180º. Dar con la temperatura del aceite es importante (aunque no fácil de entrada) para que los donuts no se quemen si éste está muy caliente o para que no se queden crudos si por el contrario no ha alcanzado la temperatura óptima. Para testar si la temperatura es la adecuada sin sacrificar un donut, podéis probar primero con un agujero…o con dos 😁. Freímos los donuts unos 15 segundos por cada lado y sacamos, recordad que no deben dorarse en exceso. Como se hacen tan rápido, yo opté por hacerlos uno a uno para tener controlado el tiempo y que no se dorasen de más.

image

Los vamos dejando sobre una rejilla cubierta con papel de cocina para que se absorba el exceso de aceite. Cuando estén fríos los bañamos en la glasa que habremos dejado hecha con antelación simplemente mezclando los dos ingredientes que la componen. Esperamos, si podemos como dice Rosa, a que la glasa seque y listos para comer!

image

La próxima vez, haré una tanda de chocolate, no rellenos, cubiertos….ummmm, ya me los estoy imaginando.

Besoossss!

Anuncios

Pizza casera

image

Hola a tod@s!!  Con la receta que os traemos hoy tenéis el éxito asegurado, porque ¿¿¿a quien no le gusta la pizza??? ¿¿¿conocéis a alguien??? Yo, creo que no….

Hacer masa de pizza en casa es realmente fácil y además muy, muy gratificante porque el resultado es siempre bueno (mucho mejor que el de muchas pizzerías) y porque además seguro que haces feliz a toda la familia, no en vano es uno de los platos preferidos de niños y adultos de todo el mundo.

Os dejamos la receta de la masa que solemos usar nosotros, nos la dio nuestro cuñado Dani (gracias cuñao 😉) y ha resultado ser la mejor de todas las que hemos probado. Lo que pongáis encima de la masa ya es, y esto es otra gran ventaja de hacer tu pizza en casa, a gusto del consumidor. Que no te gusta el queso, pues sin queso. Que no te gusta el tomate, pues sin tomate. Que te gusta todo (como a mí 😁), pues con todo y así hasta el infinito, jeje.

Ingredientes para la masa

-1kg de harina

-30 gr de levadura fresca de panadero

-600 ml de agua

-1 y 1/2 cucharadita de las de café, de sal

Preparación

Diluimos la levadura en una pequeña parte del agua que deberá estar tibia. El resto del agua se usará del tiempo. En el bol de la amasadora ponemos la harina y la sal y a continuacion y comenzando ya el amasado, añadimos la mezcla de la levadura y el resto del agua. No os preocupéis si no tenéis amasadora, se puede hacer perfecta y fácilmente a mano.

La masa estará lista cuando no se pegue en las manos, en ese momento hacemos una bola con ella y la embadurnamos con un poco de aceite de oliva (lo justo para crear una finísima película protectora). La ponemos en el bol de nuevo, cubrimos con un film y dejamos reposar durante una o dos horas o hasta que suba lo suficiente ( más o menos el doblé de su tamaño). Una vez ha subido, sacamos la masa del bol y la aplastamos un poco para que pierda el aire. Sobre una base enharinada, yo lo hago sobre un mantel de silicona, extendemos la masa con el grosor deseado y siempre teniendo en cuenta que en el horno aún puede subir. Una vez extendida la masa, sobre ella disponemos los ingredientes elegidos. El orden se puede variar pero yo tengo la manía de poner primero el tomate, luego el queso y después el resto de ingredientes pero como dije antes, esto ya, a gusto del consumidor.

Con las cantidades que damos en esta receta salen por lo menos dos pizzas tamaño bandeja de horno, es decir, un montón de pizza. Si es mucho para vosotros, simplemente haced la mitad de las cantidades indicadas aunque siempre está la opción de congelar masa (yo siempre lo hago). Envolvéis bien la masa sobrante con film y la congeláis para usarla en otra ocasión. Llegado el momento, la descongeláis dándole el tiempo necesario, y veréis como queda tan buena como recién hecha.

image

Para intentar simular al máximo las condiciones de cocción de un horno de pizza en nuestro horno doméstico, mi truco es precalentar el horno a temperatura máxima, con calor arriba y abajo. En el momento de meter la bandeja en el horno, la pongo en el nivel más bajo posible y cambio a calor solo por abajo durante los cinco primeros minutos (de esta forma consigues que la masa se cocine bien, incluso que quede crujiente por debajo, sin que se quemen los demás ingredientes). Pasado este tiempo, vuelvo a poner el calor por ambos lados y dejo cocer unos 10 min más aproximadamente o hasta que vea que está hecha.

image

La nuestra en esta ocasión era mitad de tomate (con un poco de sal, aceite de oliva y orégano), queso y jamón york (soy muy clásica) y la otra mitad con el mismo tomate, quesos varios (gorgonzola, manchego, emmental) y jamón serrano.  Ricas, ricas…

Buon appetito!