Tortada

photo

La primera vez que probé esta tarta tendría allá por los 10 años y no me entusiasmó nada de nada. De hecho, cada vez que me invitaban a un cumpleaños y llegaba la hora de soplar las velas, el chasco era importante cuando descubría que tocaba tortada…grrrr…. y encima esto pasaba más de lo que a mí por aquel entonces me hubiese gustado porque en esta zona es una tarta muy común en cualquier celebración.

Sin embargo, y como pasa con muchas cosas que de niños no nos gustaban y ahora nos encantan, con el paso de los años se ha convertido en una de mis tartas preferidas. La base de la tortada es un bizcocho de almendra, apenas lleva harina, huevo y azúcar, bañado generosamente en almíbar y cubierto con un delicioso merengue….vamos, light, light, lo que se dice light, no es….pero está de muerte!

Ésta es la primera vez que me he lanzado a hacerla y además para una ocasión que lo merecía, el cumpleaños de mi madre, y el resultado, aunque mejorable (ya os cuento al final por qué), ha sido bastante bueno. Felicidades mami! 😘😘

Vamos allá.

Ingredientes para el bizcocho 

-150 gr de almendra molida

-4 huevos

-40 gr de harina

-180 gr de azúcar

-Ralladura de limón

Ingredientes para el almíbar (con el que bañaremos el bizcocho)

-250 ml de agua

-180 gr de azúcar

-Canela en rama y corteza de limón

Preparación de la base

Separar las claras de las yemas y montar estas últimas  a punto de nieve incorporando la mitad del azúcar. Por otro lado batir las yemas, con la otra mitad del azúcar, hasta que tengan un aspecto blanquecino y espumoso. Añadir la ralladura de limón a las claras montadas, después, ya sin batir, ayudándonos de una espátula y con movimientos envolventes, incorporamos la mezcla de yemas y por último los ingredientes secos, harina y almendra. En esta última parte es muy importante mezclar sin batir para que las claras no se desmonten.

Ponemos la masa resultante en un molde previamente engrasado y enharinado y horneamos a 170-180º durante 35 o 40 min. (pinchar para comprobar antes de sacar).

Mientras el bizcocho se hace, podemos preparar el almíbar con el que lo bañaremos. Ponemos en un cazo el agua, el azúcar, la canela en rama y la corteza de limón. Dejamos cocer 5 min aprox, tened en cuenta que no debe quedar espeso ya que no empaparía bien el bizcocho.

Una vez frío el bizcocho (lo habremos dejado enfriar dentro del molde), y aún dentro del molde, lo bañamos con el almíbar caliente.

Yo hice esta parte la tarde anterior y la mañana siguiente, la dediqué a hacer el merengue y la decoración.

photo 1

Ingredientes para el merengue italiano

-100 ml de agua

-240 gr de azúcar

-4 claras

En un cazo ponemos el agua y 200 gr de azúcar y dejamos cocer a fuego medio hasta que alcance los 120º. Por mi experiencia os digo que lo mejor, sobre todo si es tu primera vez, es disponer de un termómetro pero si no lo tenéis, como era mi caso, la referencia en tiempo podría ser aprox. 10 min.

Mientras, montamos las claras a punto de nieve fuerte junto con el resto del azúcar.

Cuando el almíbar está en su punto lo vamos incorporando a las claras muy poco a poco y en forma de hilo, batiendo sin parar. Es muy importante que la incorporación del almíbar sea de esta manera ya que al estar muy caliente, si lo añadimos demasiado deprisa, podríamos estropear las claras. Una vez incorporado todo el almíbar, seguimos batiendo hasta que el merengue se enfríe y coja consistencia (aprox 10 min).

El resultado debe ser un merengue firme y de aspecto brillante….y sabor delicioso, como no!

photo 2

Y ahora ya solo queda cubrir el bizcocho totalmente con una buena primera capa de merengue y decorarlo después con el merengue restante y con ayuda eso sí de una buena manga pastelera.

photo 3

Y ahora os cuento por qué decía lo de que el resultado fue bueno, aunque mejorable. Para empezar el almíbar del bizcocho me quedó demasiado espeso, primer error, pero no tenía referencia sobre tiempo o textura así que fue todo a ojímetro. El segundo problema lo tuve esta vez con el almíbar del merengue, de nuevo sin referencia de tiempo y sin termómetro, lo dejé espesar de más y cuando lo incorporaba a las claras, según lo vertía, se iba cristalizando 😩😫. Vamos, merengue crocanti 😜. Y por último … no tenía manga pastelera, no me quedaban desechables y tuve que apañarme con una bolsa de las de los bocadillos del almuerzo…un desastre vamos. En fin, para disimular un poco la decoración tan cutre, recurrí al soplete para caramelizar algunas zonas 😁.

Pese a todo, la tortada estaba buenísima, es más pienso repetirla en cuanto pueda ☺️.

Besos!!

Anuncios

Bar Fénix, Murcia

image

Bar Fénix, os suena ¿verdad? Este pequeño y tradicional bar de tapas, pinchos o como queráis llamarlo, de la plaza de las flores de Murcia tuvo el honor (jeje) de inaugurar nuestro blog con su plato estrella: el pulpo. Es un local muy pequeño, de hecho dentro solo puedes ponerte en la barra, no hay mesas, si quieres sentarte tienes que hacerlo fuera, en la terraza. Habrá para quien esto sea un inconveniente, para mí sin embargo no es un problema ya que si el tiempo lo permite, siempre prefiero estar fuera.

En aquel nuestro primer post, Pulpo y punto, nos centramos en lo que para nosotros es lo mejor de su carta, su pulpo al horno, cocinado al estilo tradicional murciano. Pero ahora queremos que conozcáis otras delicias de su carta porque aunque yo cenaría solo a base de pulpo, de rico que está, la verdad es que tienen otras tapas que merece la pena probar.

-Marineras: Tapa con gran tradición en la Región y en especial en las zonas del litoral. Un delicioso bocado frío que consiste en una pequeña ración de ensaladilla colocada sabiamente sobre una rosca de pan tostado, y adornada con una anchoa en salmuera, ingrediente que le aporta su particular sabor a esta sencilla pero gustosa tapa.

image

-Caballitos: Deliciosa y jugosa gamba de sabor suave rebozada en una masa gruesa de color amarillento, y frita.

image

-Buñuelos de bacalao: Ojo, aunque el nombre de esta tapa puede llevar a confusión, porque al menos para mí y para buena parte de la gente que conozco, un buñuelo es otra cosa, ésta es otra de las deliciosas tapas que no debes dejar de pedir. En este caso, lo que el bar Fénix te ofrece en su carta como buñuelo de bacalao es un jugoso y exquisito trozo de bacalao desalado y sin espinas, rebozado en la misma masa con la que hacen sus caballitos, y después frito.

image

-Pulpo al horno: y sí, aunque ya os hayamos hablado de él, no podemos resistirnos a volveros a enseñar esta maravilla de pulpo al horno.

image

Evidentemente tienen más tapas y seguro que muy buenas, nosotros os contamos las que hemos probado que más nos han gustado pero si vais y probáis algo diferente y rico, esperamos que nos lo contéis.

Ah, casi lo olvido,  otra cosa que tiene este bar que me encanta es su cartel luminoso, el de la foto con la que abrimos este post ¿no me digáis que no es bonito?

Hasta la próxima!

Besosssss

Olla de cerdo 🐷

Qué suerte hemos tenido hoy con el tiempo, mirad:

20130907-171518.jpg

Sí, sí, no me he vuelto loca…todavía, jeje. Lo que pasa es que, además de que nos gustan tambien los días lluviosos, hoy nos apetecía comer un plato de cuchara tan característico de nuestra cocina familiar como los boquerones del último post. Y claro, imaginaros los sudores si hubiese salido un día de solazo y 30º 😅

El nombre del plato, o al menos como le llamamos en mi casa, es “olla de cerdo”. Completo, rico y barato ¡qué más se puede pedir!

Ingredientes ( para 4 o 5 personas)

-3 trozos de espinazo de cerdo
-400 gr de costillar de cerdo
-Dos puñados aprox de alubias blancas secas y luego remojadas
-Un par de ramas de apio con sus hojas
-Un boniato blanco
-Arroz (1tacita -de las de café- escasa por persona)
-3 morcillas de cebolla
-Un poco de colorante

20130907-231025.jpg

Preparación

En la olla exprés ponemos a cocer agua, el espinazo, el costillar, el apio y las alubias. Cocemos a fuego más bien bajo el tiempo suficiente para que las alubias estén hechas, aprox. 40 o 50 min, dependiendo de la alubia. Destapamos, salamos, echamos un poco de colorante y el boniato blanco pelado y cortado a trozos. A continuación echamos el arroz. Un consejo antes de poner el arroz, como el plato debe quedar caldoso-meloso y puede ser difícil controlar el tema del caldo, si creemos que puede haber en exceso, podemos apartar un poco en un cazo y si luego faltase, le añadiríamos. Cinco minutos antes de que el arroz esté cocido, incorporamos las morcillas enteras, probamos, rectificamos de sal si necesario y terminamos de cocer removiendo con cuidado para que la morcilla no se rompa demasiado.

20130907-231836.jpg

La verdad es que la foto no le hace justicia, no soy muy buena fotógrafa todo a hay que decirlo, pero es que además algunos platos son poco fotogénicos, por muy ricos que estén 😉

Buen fin de semana!