Bizcocho sencillo, receta

image

Hoy os traemos la receta del bizcocho sencillo, uno de los bizcochos que más me gustan. Suave, esponjoso y tierno, delicioso! Se puede usar como base para tartas, para rellenar con cremas o mermeladas o para comer solo, que es como a mí más me gusta, cubierto con azúcar glas….ummmm, ya estoy babeando 😋.

Es muy fácil de preparar y además en cualquier momento porque sus ingredientes son habituales en nuestras despensas sin necesidad de haber planificado su preparación.

Ahí vamos!

Ingredientes

6 huevos

150 gr de harina

150 gr de azucar

1/2 cucharadita de azúcar avainillado

Una pizca de sal

Un poco de mantequilla y de harina para engrasar y enharinar el molde

Preparación

Untar un molde de aprox 24cm de diámetro con mantequilla y enharinarlo, reservamos. Separar las yemas de las claras e introducirlas en dos boles. Incorporar el azúcar (el normal y el avainillado) a las yemas y batir con varillas eléctricas hasta que la mezcla haya aumentado su volumen y esté esponjosa y blanquecina.

Añadimos una pizca de sal a las claras, las montamos a punto de nieve firme y las incorporamos delicadamente, ya sin batir, al compuesto de yemas. La incorporación ha de ser suave, con movimientos envolventes de abajo a arriba, ayudándonos de una espátula. Por ultimo, añadir poco a poco la harina tamizada, mezclando nuevamente sin batir, con suaves movimientos envolventes.

Verter el compuesto en el molde, introducirlo en el horno precalentado a 170 o 180° y cocer durante 40 min. Importante: no abrir la puerta del horno durante al menos los primeros 30 min de cocción o el bizcocho se nos bajará. Estará hecho cuando se haya hinchado y dorado y los bordes se separen del molde. Tambien podemos pincharlo y si el pincho sale limpio, es que está hecho.

image

Esta vez usé un molde de estos con un agujero en el centro, si os decantáis por este tipo de molde, tened en cuenta que el tiempo de cocción disminuirá ya que el calor se distribuye también por el centro y el bizcocho se cocina antes.

image

La receta clásica no precisa levadura. Si las yemas con el azúcar se han montado bien y las claras tambien, la masa habrá acumulado suficiente aire para subir por sí mismo. Si es la primera vez que lo preparáis y no os fiáis demasiado, siempre podéis añadirle un poco de levadura para ayudarlo a subir.

Hasta la próxima! 😘

Anuncios

Red Velvet cupcakes

Aunque los cupcakes nunca han atraído demasiado mi atención, reconozco que llevaba tiempo con ganas de hacer unos de Red Velvet. Me parecía que podía ser una forma más cómoda y rápida de preparar esta deliciosa tarta y por fin este finde me he decidido 😊.

He usado la misma receta que la de la tarta que publicamos hace un tiempo, solo que en menor cantidad, justo la mitad, y me han salido unos 12 cupcakes. El frosting lo he preparado con las mismas cantidades de la receta, no la mitad, porque prefería que me sobrara un poco a que me faltara y además le he añadido un poco de vainilla en polvo para darle un toque:

Receta tarta Red Velvet

El tiempo de horneado es lo único que cambia, para los cupcakes con 20 min de horno es suficiente, aun así, pínchalos antes de sacarlos para comprobar.

image

Y aquí tenéis el resultado de mis primeros cupcakes, estaban deliciosos, aunque la decoración (frosting) me ha quedado regular 😔. Voy a pensar que es porque soy primeriza y un poco también porque no tenía la manga pastelera y boquilla adecuadas para esta decoración 😁.  Prometo mejorarlos la próxima vez 😉.

image

Feliz finde!

La tentación Red Velvet

Me encanta el pastel que da nombre a nuestro blog. No solo por su sabor y textura, algo especial y diferente desde mi punto de vista, sino también por su aspecto que me llamó tanto la atención la primera vez que lo vi. La combinación del rojo intenso del bizcocho en contraste con el blanco del frosting (cobertura), hacen de él todo un espectáculo para la vista y para nuestros estómagos.

20130605-205354.jpg

¿Os animáis a hacerlo? Aquí os dejamos la receta que por cierto encontré en otro blog y que da muy buen resultado. Que buen invento es internet para compartir información!

Para el Bizcocho “Red Velvet”:

*125 gr. mantequilla (a temperatura ambiente)

*275 gr. de azúcar

*2 huevos

*280 gr. harina de repostería

*15 gr. cacao en polvo

*1 cucharadita de levadura en polvo

*1 cucharadita de bicarbonota sódico

*1/4 cucharadita de sal

*240 ml. buttermilk (240 ml de leche + 1 cucharada de vinagre)

*1 cucharadita de esencia de vainilla

*1 cucharadita de vinagre blanco

*2 cucharadas de colorante alimenticio rojo en gel

Para el Frosting:

*75 gramos de mantequilla a temperatura ambiente

*300 gramos de azúcar glas

*200 gramos de queso crema (tipo Philadelphia)

*Una pizca de esencia de vainilla (opcional)

Elaboración:

En un bol ponemos previamente tamizados (los ingredientes secos) la harina, el cacao en polvo, la levadura, el bicarbonato y la sal, reservamos. En otro bol mezclamos (los ingredientes líquidos) la buttermilk, colorante rojo, extracto de vainilla y el vinagre.

A continuación, con la ayuda de las barillas eléctricas batimos la mantequilla (que estará a temperatura ambiente) y el azúcar hasta conseguir una crema blanquecina esponjosa. Acto seguido añadimos los huevos (uno a uno) batiendo después de cada adición para que se integren bien en la masa. Posteriormente, añadimos los ingredientes secos poco a poco intercalados con los líquidos.

Precalentamos el horno a 170º.

Una vez tenemos la masa lista, tenemos dos formas de preparar el bizcocho:

1. Vertemos toda la masa en el molde (previamente engrasado) y cortarlo por la mitad con la ayuda de un cortador de tartas o cuchillo de sierra.

2. Dividimos la masa en dos moldes distintos.

Por último horneamos durante 25-30 minutos a 170º o hasta que al pinchar con un palillo salga limpio.

Dejamos enfriar el molde sobre una rejilla 10 minutos, pasado este tiempo, desmontamos el bizcocho y dejaremos enfriar como mínimo unos 45 min.

Mientras, preparamos el frosting. En la batidora con la pala ponemos la mantequilla con el icing sugar, batimos hasta que no queden grumos de mantequilla, ponemos el queso crema y batimos primero un minuto a velocidad baja y luego dos o tres a velocidad media alta, hasta que esté bien esponjoso.

Ya sólo nos quedará montar la tarta, para ello ponemos como base uno de los bizcochos al que incorporamos una gruesa capa de crema de queso encima. A continuación tapamos con el segundo bizcocho y por último cubrimos la totalidad de la tarta con el resto del frosting y decoramos al gusto.

El colorante rojo es muy fácil de encontrar hoy en día, se vende en muchas grandes superficies, aunque el que nosotros usamos es uno que está especialmente indicado para el Red Velvet y que además de color, aporta también aroma. Lo compramos por internet aquí
Con un botecito de estos creo que da al menos para 6 pasteles, nosotros con uno ya hemos hecho 3 y calculo que aún nos queda para otros tantos.

20130605-211235.jpg

En cuanto al buttermilk, en castellano suero de mantequilla, igual este producto sí es más complicado encontrarlo pero en la receta os indicamos cómo sustituirlo fácilmente con dos ingredientes que todos tenemos en casa. Nosotros hemos probado las dos opciones, y de las dos formas sale bien, así que no sufráis si no lo encontráis.

Esperamos que os guste!