Tollhouse cookies, receta

image

Holaaaa! Madre mía, lo sé, hace mucho que no publicamos nada pero es que el verano nos absorbe 😁. Para compensaros, os traemos una receta fácil, fácil y que hará las delicias de grandes y pequeños, os aseguro que están tan buenas que tendréis que esconderlas si no queréis que acaben con ellas en un abrir y cerrar de ojos 😄.

Hace poco se me metió en la cabeza hacer cookies y me emperré de tal manera que hasta que no las hice no paré. Además, de repente, parecía que allí donde miraba, veía cookies, en otros blogs, en revistas, en la televisión…ya estaba claro, era el destino, jejeje. Pues bueno, desde entonces ya las he repetido por lo menos 3 veces (sé que está feo que yo lo diga, pero es que están buenísmas 🙂 ).

Creo que ya os hemos hablado en alguna ocasión de un libro de recetas al que tengo especial cariño, lo compré en Brighton (Uk), donde vivimos varios años, y se llama “The ultimate cookie book”, de Catherine Atkinson. Todas las recetas que he hecho de este libro han resultado muy buenas y ésta no es excepción. De entre todas las recetas de galletas del libro, escogí la de Tollhouse cookies, una galleta de origen norteamericano, muy, muy famosa en ese país y que, como he dicho antes, son tan fáciles de hacer y están tan ricas, que una vez las hagáis, repetiréis seguro.

Ingredientes

115 gr de mantequilla a temperatura ambiente

50 gr de azúcar blanca

75 gr de azúcar “soft dark brown” (yo la encuentro en Hipercor)

1 huevo

2,5 ml de esencia de vainilla

215 gr de harina

1/2 cucharada (de las de café) de bicarbonato de soda

una pizca de sal

175 gr de chips de chocolate con leche (yo utilizo una pastilla de chocolate con leche Nestlé troceada)

50 gr de nueces (Opcional, la receta las lleva pero yo las prefiero sin ellas y nunca se las pongo)

Elaboración

Precalentamos el horno a 180º. Con las varillas eléctricas, o a mano si no se dispone de éstas, mezclamos la mantequilla con los dos tipos de azúcar hasta que la mezcla quede ligera y suave. En otro bol, batir el huevo junto con la esencia de vainilla y añadirlo gradualmente a la mezcla de mantequilla y azúcar, batiendo sin parar durante la incorporación. Por ultimo, tamizar la harina con el bicarbonato y la sal e incorporarlo, mezclando bien todos los ingredientes. Añadimos entonces los chips de chocolate y  damos unas vueltas para que se distribuyan bien por toda la masa. Ponemos porciones de masa, del tamaño de una cuchara de las postre bien llena, sobre la bandeja de horno (sobre papel vegetal para hornear o sobre un silpat o mantel de silicona) dejando espacio suficiente entre porción y porción  para que no se junten cuando crezcan al hornearlas.

image

Cocer durante 10-12 min o hasta que estén ligeramente doradas (ojo, no deben dorarse demasiado). Sacar del horno y con una espátula de metal y con mucho cuidado ya que en este punto están muy blandas, pasarlas de la bandeja a una rejilla y dejar enfriar.

image

Bueno, esperamos que os gusten y las disfrutéis. Feliz verano a todos!

Anuncios

Tortada

photo

La primera vez que probé esta tarta tendría allá por los 10 años y no me entusiasmó nada de nada. De hecho, cada vez que me invitaban a un cumpleaños y llegaba la hora de soplar las velas, el chasco era importante cuando descubría que tocaba tortada…grrrr…. y encima esto pasaba más de lo que a mí por aquel entonces me hubiese gustado porque en esta zona es una tarta muy común en cualquier celebración.

Sin embargo, y como pasa con muchas cosas que de niños no nos gustaban y ahora nos encantan, con el paso de los años se ha convertido en una de mis tartas preferidas. La base de la tortada es un bizcocho de almendra, apenas lleva harina, huevo y azúcar, bañado generosamente en almíbar y cubierto con un delicioso merengue….vamos, light, light, lo que se dice light, no es….pero está de muerte!

Ésta es la primera vez que me he lanzado a hacerla y además para una ocasión que lo merecía, el cumpleaños de mi madre, y el resultado, aunque mejorable (ya os cuento al final por qué), ha sido bastante bueno. Felicidades mami! 😘😘

Vamos allá.

Ingredientes para el bizcocho 

-150 gr de almendra molida

-4 huevos

-40 gr de harina

-180 gr de azúcar

-Ralladura de limón

Ingredientes para el almíbar (con el que bañaremos el bizcocho)

-250 ml de agua

-180 gr de azúcar

-Canela en rama y corteza de limón

Preparación de la base

Separar las claras de las yemas y montar estas últimas  a punto de nieve incorporando la mitad del azúcar. Por otro lado batir las yemas, con la otra mitad del azúcar, hasta que tengan un aspecto blanquecino y espumoso. Añadir la ralladura de limón a las claras montadas, después, ya sin batir, ayudándonos de una espátula y con movimientos envolventes, incorporamos la mezcla de yemas y por último los ingredientes secos, harina y almendra. En esta última parte es muy importante mezclar sin batir para que las claras no se desmonten.

Ponemos la masa resultante en un molde previamente engrasado y enharinado y horneamos a 170-180º durante 35 o 40 min. (pinchar para comprobar antes de sacar).

Mientras el bizcocho se hace, podemos preparar el almíbar con el que lo bañaremos. Ponemos en un cazo el agua, el azúcar, la canela en rama y la corteza de limón. Dejamos cocer 5 min aprox, tened en cuenta que no debe quedar espeso ya que no empaparía bien el bizcocho.

Una vez frío el bizcocho (lo habremos dejado enfriar dentro del molde), y aún dentro del molde, lo bañamos con el almíbar caliente.

Yo hice esta parte la tarde anterior y la mañana siguiente, la dediqué a hacer el merengue y la decoración.

photo 1

Ingredientes para el merengue italiano

-100 ml de agua

-240 gr de azúcar

-4 claras

En un cazo ponemos el agua y 200 gr de azúcar y dejamos cocer a fuego medio hasta que alcance los 120º. Por mi experiencia os digo que lo mejor, sobre todo si es tu primera vez, es disponer de un termómetro pero si no lo tenéis, como era mi caso, la referencia en tiempo podría ser aprox. 10 min.

Mientras, montamos las claras a punto de nieve fuerte junto con el resto del azúcar.

Cuando el almíbar está en su punto lo vamos incorporando a las claras muy poco a poco y en forma de hilo, batiendo sin parar. Es muy importante que la incorporación del almíbar sea de esta manera ya que al estar muy caliente, si lo añadimos demasiado deprisa, podríamos estropear las claras. Una vez incorporado todo el almíbar, seguimos batiendo hasta que el merengue se enfríe y coja consistencia (aprox 10 min).

El resultado debe ser un merengue firme y de aspecto brillante….y sabor delicioso, como no!

photo 2

Y ahora ya solo queda cubrir el bizcocho totalmente con una buena primera capa de merengue y decorarlo después con el merengue restante y con ayuda eso sí de una buena manga pastelera.

photo 3

Y ahora os cuento por qué decía lo de que el resultado fue bueno, aunque mejorable. Para empezar el almíbar del bizcocho me quedó demasiado espeso, primer error, pero no tenía referencia sobre tiempo o textura así que fue todo a ojímetro. El segundo problema lo tuve esta vez con el almíbar del merengue, de nuevo sin referencia de tiempo y sin termómetro, lo dejé espesar de más y cuando lo incorporaba a las claras, según lo vertía, se iba cristalizando 😩😫. Vamos, merengue crocanti 😜. Y por último … no tenía manga pastelera, no me quedaban desechables y tuve que apañarme con una bolsa de las de los bocadillos del almuerzo…un desastre vamos. En fin, para disimular un poco la decoración tan cutre, recurrí al soplete para caramelizar algunas zonas 😁.

Pese a todo, la tortada estaba buenísima, es más pienso repetirla en cuanto pueda ☺️.

Besos!!

Donuts

image

Por fin! Llevaba mucho tiempo queriendo hacerlos, especialmente desde que vi los que Rosa, de Pemberley cup&cakes, había subido en su blog…qué pinta, por Dios!

Gracias Rosa por compartir esta maravilla que además es una de esas recetas que te hacen sentir genial porque el resultado es tan bueno que te sorprende, al menos a mí, me ha sorprendido. No voy a decir que estén mejor que los de Panrico 😁, que de los comprados son los que más me gustan, pero puedo decir que no tienen nada que envidiarles sobre todo si tenemos en cuenta que los nuestros son 100% caseros, y eso, es un extra.

La receta, como digo, la he sacado del blog Pemberley Cup & Cakes y aunque os la voy a dar a continuación, os aconsejo que os deis una vuelta por allí. Rosa tiene un blog precioso, buenísimas recetas perfectamente explicadas y fotos tan buenas que hacen que te lo quieras comer todo.

Allá vamos…

Ingredientes para los donuts

150 gr de harina de fuerza

100 gr de harina normal (más extra para amasar)

50gr de azúcar blanca

1 cucharadita de levadura química (tipo Royal)

1/8 de cucharita de las de café, de sal

12 gr de levadura fresca

100 ml de leche entera

1 huevo tamaño M

20 gr de manteca de cerdo

Aceite de girasol para freir los donuts

Ingredientes para la glasa

115 gr de azúcar glass

30 ml de agua

Elaboración

En el bol de la amasadora ponemos todos los ingredientes secos (harinas, azúcar, levadura química y sal) y combinamos bien dando unas vueltas. En un cuenco pequeño batimos ligeramente el huevo y en otro cuenco disolvemos la levadura fresca en la leche tibia y dejamos reposar al menos 1 min. Mientras, incorporamos la manteca a los ingredientes secos y la mezclamos con los dedos hasta que quede todo lo integrada que puede quedar teniendo en cuenta que hay bastante más cantidad de ingredientes secos que de grasa.

En este punto ya podemos empezar a trabajar con la amasadora, la ponemos en marcha e incorporamos el huevo y la mezcla de leche y levadura. Dejamos amasar hasta que veamos que la masa empieza a despegarse de las paredes, cuanto más tiempo de amasado, menos pegajosa se vuelve. Aún así, si crees que tu masa necesita un poco más de harina, puedes añadir 1 o 2 cucharadas como mucho y añadidas poco a poco,  ten en cuenta que cuanta más harina se añada, menos esponjosos quedarán los donuts. Una vez lista la masa, damos forma de bola, ponemos en un bol, cubrimos con film y dejamos subir (en un lugar cálido y sin corrientes)  aprox 2h o hasta que la masa doble su volumen. Como ya hemos comentado en otras recetas, si no tienes amasadora no hay problema, puedes hacer el amasado a mano, es más costoso pero el resultado debe ser el mismo.

Pasado este tiempo sacamos la masa del bol y la ponemos sobre una superficie enharinada, la aplastamos con las manos para quitar el aire y la estiramos con un rodillo hasta dejarla de un grosor aprox. de 1cm. Cortamos los donuts con ayuda de un corta donuts si disponéis de uno y si no, como es mi caso, usad lo que tengáis a mano, yo por ejemplo usé un aro emplatador de unos 8 cm para el donut y un tapón de unos 4 cm para el agujero. Vamos dejando los donuts y los agujeros (no los desechéis por favor!) en una bandeja cubierta con papel de horno, los cubrimos con papel film y dejamos subir de nuevo aprox. 1h.

image

En un cazo o sartén de al menos 6 cm de altura, ponemos aceite de girasol y calentamos hasta 170 o 180º. Dar con la temperatura del aceite es importante (aunque no fácil de entrada) para que los donuts no se quemen si éste está muy caliente o para que no se queden crudos si por el contrario no ha alcanzado la temperatura óptima. Para testar si la temperatura es la adecuada sin sacrificar un donut, podéis probar primero con un agujero…o con dos 😁. Freímos los donuts unos 15 segundos por cada lado y sacamos, recordad que no deben dorarse en exceso. Como se hacen tan rápido, yo opté por hacerlos uno a uno para tener controlado el tiempo y que no se dorasen de más.

image

Los vamos dejando sobre una rejilla cubierta con papel de cocina para que se absorba el exceso de aceite. Cuando estén fríos los bañamos en la glasa que habremos dejado hecha con antelación simplemente mezclando los dos ingredientes que la componen. Esperamos, si podemos como dice Rosa, a que la glasa seque y listos para comer!

image

La próxima vez, haré una tanda de chocolate, no rellenos, cubiertos….ummmm, ya me los estoy imaginando.

Besoossss!

Bar Fénix, Murcia

image

Bar Fénix, os suena ¿verdad? Este pequeño y tradicional bar de tapas, pinchos o como queráis llamarlo, de la plaza de las flores de Murcia tuvo el honor (jeje) de inaugurar nuestro blog con su plato estrella: el pulpo. Es un local muy pequeño, de hecho dentro solo puedes ponerte en la barra, no hay mesas, si quieres sentarte tienes que hacerlo fuera, en la terraza. Habrá para quien esto sea un inconveniente, para mí sin embargo no es un problema ya que si el tiempo lo permite, siempre prefiero estar fuera.

En aquel nuestro primer post, Pulpo y punto, nos centramos en lo que para nosotros es lo mejor de su carta, su pulpo al horno, cocinado al estilo tradicional murciano. Pero ahora queremos que conozcáis otras delicias de su carta porque aunque yo cenaría solo a base de pulpo, de rico que está, la verdad es que tienen otras tapas que merece la pena probar.

-Marineras: Tapa con gran tradición en la Región y en especial en las zonas del litoral. Un delicioso bocado frío que consiste en una pequeña ración de ensaladilla colocada sabiamente sobre una rosca de pan tostado, y adornada con una anchoa en salmuera, ingrediente que le aporta su particular sabor a esta sencilla pero gustosa tapa.

image

-Caballitos: Deliciosa y jugosa gamba de sabor suave rebozada en una masa gruesa de color amarillento, y frita.

image

-Buñuelos de bacalao: Ojo, aunque el nombre de esta tapa puede llevar a confusión, porque al menos para mí y para buena parte de la gente que conozco, un buñuelo es otra cosa, ésta es otra de las deliciosas tapas que no debes dejar de pedir. En este caso, lo que el bar Fénix te ofrece en su carta como buñuelo de bacalao es un jugoso y exquisito trozo de bacalao desalado y sin espinas, rebozado en la misma masa con la que hacen sus caballitos, y después frito.

image

-Pulpo al horno: y sí, aunque ya os hayamos hablado de él, no podemos resistirnos a volveros a enseñar esta maravilla de pulpo al horno.

image

Evidentemente tienen más tapas y seguro que muy buenas, nosotros os contamos las que hemos probado que más nos han gustado pero si vais y probáis algo diferente y rico, esperamos que nos lo contéis.

Ah, casi lo olvido,  otra cosa que tiene este bar que me encanta es su cartel luminoso, el de la foto con la que abrimos este post ¿no me digáis que no es bonito?

Hasta la próxima!

Besosssss

Pizza casera

image

Hola a tod@s!!  Con la receta que os traemos hoy tenéis el éxito asegurado, porque ¿¿¿a quien no le gusta la pizza??? ¿¿¿conocéis a alguien??? Yo, creo que no….

Hacer masa de pizza en casa es realmente fácil y además muy, muy gratificante porque el resultado es siempre bueno (mucho mejor que el de muchas pizzerías) y porque además seguro que haces feliz a toda la familia, no en vano es uno de los platos preferidos de niños y adultos de todo el mundo.

Os dejamos la receta de la masa que solemos usar nosotros, nos la dio nuestro cuñado Dani (gracias cuñao 😉) y ha resultado ser la mejor de todas las que hemos probado. Lo que pongáis encima de la masa ya es, y esto es otra gran ventaja de hacer tu pizza en casa, a gusto del consumidor. Que no te gusta el queso, pues sin queso. Que no te gusta el tomate, pues sin tomate. Que te gusta todo (como a mí 😁), pues con todo y así hasta el infinito, jeje.

Ingredientes para la masa

-1kg de harina

-30 gr de levadura fresca de panadero

-600 ml de agua

-1 y 1/2 cucharadita de las de café, de sal

Preparación

Diluimos la levadura en una pequeña parte del agua que deberá estar tibia. El resto del agua se usará del tiempo. En el bol de la amasadora ponemos la harina y la sal y a continuacion y comenzando ya el amasado, añadimos la mezcla de la levadura y el resto del agua. No os preocupéis si no tenéis amasadora, se puede hacer perfecta y fácilmente a mano.

La masa estará lista cuando no se pegue en las manos, en ese momento hacemos una bola con ella y la embadurnamos con un poco de aceite de oliva (lo justo para crear una finísima película protectora). La ponemos en el bol de nuevo, cubrimos con un film y dejamos reposar durante una o dos horas o hasta que suba lo suficiente ( más o menos el doblé de su tamaño). Una vez ha subido, sacamos la masa del bol y la aplastamos un poco para que pierda el aire. Sobre una base enharinada, yo lo hago sobre un mantel de silicona, extendemos la masa con el grosor deseado y siempre teniendo en cuenta que en el horno aún puede subir. Una vez extendida la masa, sobre ella disponemos los ingredientes elegidos. El orden se puede variar pero yo tengo la manía de poner primero el tomate, luego el queso y después el resto de ingredientes pero como dije antes, esto ya, a gusto del consumidor.

Con las cantidades que damos en esta receta salen por lo menos dos pizzas tamaño bandeja de horno, es decir, un montón de pizza. Si es mucho para vosotros, simplemente haced la mitad de las cantidades indicadas aunque siempre está la opción de congelar masa (yo siempre lo hago). Envolvéis bien la masa sobrante con film y la congeláis para usarla en otra ocasión. Llegado el momento, la descongeláis dándole el tiempo necesario, y veréis como queda tan buena como recién hecha.

image

Para intentar simular al máximo las condiciones de cocción de un horno de pizza en nuestro horno doméstico, mi truco es precalentar el horno a temperatura máxima, con calor arriba y abajo. En el momento de meter la bandeja en el horno, la pongo en el nivel más bajo posible y cambio a calor solo por abajo durante los cinco primeros minutos (de esta forma consigues que la masa se cocine bien, incluso que quede crujiente por debajo, sin que se quemen los demás ingredientes). Pasado este tiempo, vuelvo a poner el calor por ambos lados y dejo cocer unos 10 min más aproximadamente o hasta que vea que está hecha.

image

La nuestra en esta ocasión era mitad de tomate (con un poco de sal, aceite de oliva y orégano), queso y jamón york (soy muy clásica) y la otra mitad con el mismo tomate, quesos varios (gorgonzola, manchego, emmental) y jamón serrano.  Ricas, ricas…

Buon appetito!

Bizcochadas Santdul

image

Hoy no os traemos una receta dulce, os traemos directamente el dulce ya elaborado y listo para disfrutarlo en cualquier momento: desayuno, merienda, tentenpié… Hablamos de las bizcochadas Santdul, unos deliciosos y ligeros bizcochitos que a nosotros nos conquistaron desde el mismo momento en que los probamos.

La verdad es que hacia muchísimo tiempo que no las comiamos porque solíamos comprarlas en Mercadona y un día dejaron de traerlas. El problema es que no era capaz de recordar la marca, sabía que no era una de las súper conocidas pero nada más. Hasta intenté encontrarlas en el todopoderoso internet, lanzando una búsqueda por imágenes porque estaba segura de que si las veía, las reconocería sin duda…pero otra vez nada 😔. Y el otro día por fin, se hizo la luz 💡💡💡💡.  Entramos a un Carrefour y me fui directita  al pasillo de los dulces con la esperanza de encontrarlas y, le voilà, ahí estaban…fue como encontrar un tesoro, jeje.

image

Nos encantan solas o acompañadas de un vaso de leche, en mi caso calentita, azucarada y con un poco de café….ummmm……deliciosas!

Y mañana, viernes !!!

Feliz fin de semana a tod@s 😘

Restaurante Ginger loft, Valencia.

image

Este finde lo hemos pasado en Valencia con nuestros buenos amigos Juanma y Javi. El día no iba mal, aunque la comida en un restaurante donde ya habíamos comido bien un par de veces, nos defraudó bastante 😟. Todavía estábamos a tiempo de arreglar el día, gastronómicamente hablando claro, ya que para la cena nos quedaba una bala en la recámara…

Juanma tenía una propuesta, el restaurante Ginger Loft, que venía recomendado en el magazine Metrópoli del periódico El Mundo, y la verdad, era una apuesta por lo desconocido pero al final nos la jugamos todo al rojo y salió muy bien 😃.

El Ginger tiene un local más bien pequeño pero muy acogedor, sobre todo la planta de abajo. Su carta tampoco es muy extensa, en un folio por una cara cabe todo, y básicamente es comida asiática con algún que otro plato Mexicano, Peruano e Hindú. Hasta aquí nada del otro mundo estaréis pensando, pero es que además de la comida que en general fue muy buena, pudimos disfrutar de 6 cócteles diferentes que Santi, que nos atendió maravillosamente, nos preparó para ir tomando durante toda la cena. Los cócteles de Santi (algunos de creación propia) y su café irlandés especial, unidos a la comida que Michael, el cocinero, prepara estupendamente y a lo acogedor del local hicieron muy interesante y divertida la cena. Si es tu primera vez, como lo era para nosotros, te aconsejamos que te dejes llevar por Santi, y Michael, serán capaces de componerte una buena experiencia gastronómica , como hicieron con nosotros…

Y para muestra, un botón:

Caponata y pan crujiente

Caponata y pan crujiente

Quesadilla de tomate, calabaza, queso ahumado y rucola

Quesadilla de tomate, calabaza, queso ahumado y rucola

image

Won ton de cerdo y setas con caldo de vinagre negro

Won ton de cerdo y setas con caldo de vinagre negro

Wrap de pollo Tandoori con yogur, mermelada de mango y hierba buena

Wrap de pollo Tandoori con yogur, mermelada de mango y hierba buena

image

Ternera pasta thai con cebolla crujiente

Ternera pasta thai con cebolla crujiente

Tallarines con langostinos y brotes de verduras asiáticas

Tallarines con langostinos y brotes de verduras asiáticas

image

Tarta de chocolate, dátiles y naranja con helado de dulce de leche

Tarta de chocolate, dátiles y naranja con helado de dulce de leche

Santi's Irish coffee

Santi’s Irish coffee

http://www.thegingerloft.com

C/ Victoria 4

46002 Valencia

😘😘